2das partes..


Regreso a la cama... arrepentido... debí como siempre sentarme frente a la estufa y esperar que ella empezará la charla... nunca he sido bueno empezando conversaciones... menos si es para hablar de mis problemas... 
A esta hora la cama se vuelve inmensa, como ver el mar que nunca termina, me siento un naufrago, me jalo los cabellos, me hurgo entre los recuerdos, me muerdo las uñas, me despellejo los labios, m siento caníbal, me pico los párpados, cuento hasta 100... 
en el 50 siempre me confundo y tengo que regresar de 0... No quiero pensar... quizá no debí rascar tanto la mugre del cerebro.. del recuero.. ahora te pienso, te lloro, me siento tan pequeño, tan vulnerable, incluso las alas de una mosca en este momento son más fuertes que yo, las lagrimas se vienen de chorro,  como tubería descompuesta, Te necesito¡... 3 veces lo he gritado mientras me toco la cara y trato de arrancarme los recuerdos a pellizcos... me enojo... me arrepiento... 

mejor cocinaré galletas como en los viejos tiempos…
¿Que esperas? estoy ansioso por escuchar lo que tengas que decirme… tus silencios eternos me parecen inaceptables.